miércoles, 5 de noviembre de 2014

Relato de un maestro



A la vuelta de un puñado de años, releo “Noticia de un secuestro”, escrita con una sabiduría proverbial y desarrollada con una sobriedad quizá deliberada y necesaria, aunque por fortuna no exenta de algunos sabrosos y hermosos destellos de la garantizada y genial exuberancia que caracteriza y adorna toda la obra del autor.
El asunto transmite con tensión una atroz realidad; se entretiene convenientemente en lo que plantea; y con naturalidad acelera, hasta que las páginas del tramo final dan ganas de aplaudir a fondo, tanto como las primeras nos capturaron la atención de inmediato.
Escasos reparos en el empleo de alguna palabra o giro, que no pueden señalarse sin atrevimiento casi herético, y que mi respeto y mi admiración por el gigante asumen, consciente de un origen o desvío más geográfico que otra cosa; y que, en todo caso, no empañan este cabal ejemplo de dominio de la Lengua Española a la que siempre profesamos la más alta devoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada