domingo, 19 de octubre de 2014

Panorámica pasmada



Si Ud. va por la mañana a realizar la caminata que, acaso de modo ilusorio, irá rebajando gradualmente el exceso de kilos, puede encontrarse a los lados del paseo casi californiano de las altas y esbeltas palmeras, las dulces y civilizadas colinas de juguete por las que discurren y en las que ejercitan su “arte” esos individuos que practican el golf.
Carrito va, carrito viene, andares cansinos y cualquier cosa menos lo que podríamos entender como energía deportiva, estos sesudos y en apariencia desocupados contribuyentes parecen encantados con esa actividad (es un eufemismo, claro) que, de tan sosa, se diría cosa de ingleses.
Que el esforzado y un poco sudoroso caminante ofrezca un aspecto absurdo y haga pensar al eventual observador que tiene la batalla perdida, no disminuye una vistosa realidad:
Al lado del golf, el parchís resulta mucho más apasionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada