miércoles, 29 de octubre de 2014

Lo que dice el informe oficial:



“Y el día de la batalla, andando Aldana a pie por le haber muerto el caballo, lo encontró el Rey y le dijo: - Capitán, ¿por qué no tomáis caballo? Y él dicen que le respondió: -Señor, ya no es tiempo sino de morir, aunque sea a pie. Y con la espada en la mano tinta en sangre, se metió entre los enemigos, haciendo el oficio de tan buen soldado y capitán como él era”.

¿Qué nos ha ocurrido? ¿Y hemos de resignarnos ahora a las infames conductas de esta horda de corruptos, cuya lista crece a diario? ¿Vamos a padecer esta infección que nos desmoraliza con mansedumbre, con apatía, con laxo y embotado escepticismo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada