domingo, 14 de septiembre de 2014

El tamaño, sí importa



Vuesas Mercedes háganme caso.
Naturalmente, cada persona es un mundo, los pesos y medidas son variables y variados. Y ello, con independencia (ahora que tanto se lleva la palabra) de la actividad, la profesión y la vocación.
Pero hay una referencia, una baliza, una función sobremanera importante y que debe ser muy tenida en cuenta por los ciudadanos:
Si el instrumento aludido llega a desaparecer de la visión del titular por mor de lo que, con metáfora, suele llamarse “curva de la felicidad”, entonces… Houston, tenemos un problema.
La otra irrefutable prueba del rumbo hiperbólico al que nos inclinan la buena mesa y la mejor bodega es esa aplastante realidad de los armarios repletos de los pantalones, las camisas, las chaquetas que, año tras año, talla tras talla, íbamos a recuperar vía esto me lo quito yo en dos semanas.
Ya, ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada