miércoles, 6 de agosto de 2014

Tronco dichoso con la rama



Puede que sean verdad las cosas que nos cuentan en los documentales de la “tele”.
De carambola; o no. Quién sabe los designios que nos tienen de antemano marcados. Las poderosas fuerzas incomprensibles del subconsciente. El Destino, o lo que sea.
El caso es que puso en ella el ojo del huracán, el vórtice, el oro, el incienso y la mirra, la concentración mayor y mejor disponible de una energía que, incluso para él, no tenía precedentes.
Se volvió capaz, paciente, entregado. La propia abuela Carmen se sorprendía siendo testigo de aquella devoción incondicional y tan inédita.
Ahora se van viendo en ella las señales. El carácter independiente y digno, casi altivo; la poca paciencia con las fruslerías e insignificancias que detecta; la afición, la querencia irremediable por el seductor brillo del lenguaje, los vocabularios, la intención ingeniosa, irónica a veces, retórica, la esgrima verbal y resplandeciente en la que la inteligencia abre el abanico de sus derivados. La pulsión erótica, el arte y la cultura, la inclinación gozosa y epicúrea.
“Tú, como tu padre”, le dicen con un dejo de envidioso e injusto, indigesto despecho.
Y él (que vive tan bravíamente orgulloso de ser la consecuencia hereditaria de su propio padre admirable, excepcional, señor tan godo como árabe, de Puente Genil, provincia de Córdoba) no cabe en sí.
Cuento con que habrá cosas que les saldrán mal; pero cuando terminen de ceder las intoxicaciones añadidas, la natural y opositora rebeldía y los calvarios que ya padecieron y que ojalá no den todavía algún coletazo de dragón, se quiera o no, habrán prolongado la continuidad, la supervivencia hermosa de esos mágicos genes legítimos de los que nos hablan, puede que con verdad, los documentales de la “tele”.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada