viernes, 1 de agosto de 2014

Necesitamos un repaso



Me viene sorprendiendo, y de chocante modo, la llamativa lentitud en el comportamiento del “Plegablito”.
Cuando lo he consultado con mi especialista/asesora, vengo a saber que la causa probabilísima, por no decir única, es que tengo algún vecino/veraneante adosado que parasita mi línea para Internet, ahorrándose así una solicitud, una cuota y una factura propias.
Sostengo que para robar, en cualquiera de sus modalidades, también convendría tener estilo. Que el valor, o el precio, de lo choriceado tuviese al menos un tamaño tan deslumbrante que supusiera una tentación de fuste, mínimamente comprensible.
Ser miserable como una rata, rapiñar sobras, virutas, desechos, deleznable e infame calderilla, ya califica a quien lo hace.
Es evidente la epidemia de “mangue” y corrupción que nos asola. Y que, desde las esferas e instancias de mayor relieve, se nos da un cochambroso y apestoso ejemplo. Pero eso no es suficiente pretexto para que cada ciudadano, por más mierdoso que sea, haga caso omiso de la conciencia, por embotada que la tenga; de la vergüenza, por poco de moda que se haya puesto.
Necesitamos un repaso. Un baño de la más radical lejía y un fortísimo centrifugado.
Porque España no se merece que su gente se esté volviendo tan bajuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada