lunes, 11 de agosto de 2014

La playa



A las once de la mañana se pone en marcha la megafonía que cada año instalan.
Y la voz de un paisano, o una paisana, lee un texto de parte de la Consejería o el Ayuntamiento o la Junta o la Delegación o el Salvamento Marítimo y la Cruz Roja y el copón de la baraja, en el que, tras varios datos sobre las banderas azules y la merecida calificación por el organismo competente, vienen cívicas recomendaciones y agradecimientos para los usuarios y turistas/bañistas por su prevista colaboración en el cuidado y mantenimiento de la cosa.
Luego, con encomiable desparpajo, la voz de ese pequeño gran hermano “se viene arriba” y se diría que repite todo, o lo mejor, del parlamento en una especie de inglés tan apurado, dificultoso y tropezador hasta los estertores, que no parece fácil que lo entiendan los hipotéticos destinatarios.
Esto podría suplirse con una grabación correctísima encargada a un especialista o a un angloparlante genuino. Pero no.
Aunque si bien se mira, superado el bochorno que a más de cuatro nos producen las chapuzas, es admirable lo valeroso del empeño, el lado romántico y aventurero, el aura quijotesca que rodea a estos probos empleados cuando acometen sin un pestañeo a tan desaforado y soberbio molino de viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada