miércoles, 13 de agosto de 2014

Aventura en la selva



Entrecruzando nuestros itinerarios, su trazado que a veces se desliza con habilidad y elegancia (las menos) y otras, con torpeza y rutinario aborregamiento (las más), los individuos (de esta especie humana a la que pertenezco con júbilo por coincidir con Juan Sebastián Bach y con Cándido Méndez, con la reina de los ingleses y con Leo Messi) más aguerridos invadimos Mercadona, nada más iniciarse el horario de apertura.
No importa: el caos, la multitud inevitable ya se forma con inaudita velocidad y el laberinto de colmena lo pone a Ud. a prueba, sobre todo en zona y época de vacaciones de verano.
Un primor.
Cuando, de regreso, me desdoblo con cuidadosa parsimonia, interrogo al Hipocampo. Y él me contesta, perfecto en la dicción decidida, emulando cierta exclamación cigalesca cuya brillante ocurrencia crece en éxito:
“¿Mercadona, en verano? ¡¡¡Atrás!!!”   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada