sábado, 30 de agosto de 2014

Acontecimiento de máximo alcance



Con actitudes y reacciones que van desde la fulminante indignación hasta el melindre hipócrita, pasando por el regocijo burdo y el estricto estupor, la ciudadanía se hace lenguas del singular caso del pintoresco hermano de una tan célebre como fallecida artífice de la copla andaluza y otras hierbas, el cual ha funcionado con irreverente desenvoltura, en playa o similar, ante un presunto apremio fisiológico.
Como un reguero de pólvora ha prendido la noticia, jaleada con detallados e inspirados comentarios en televisión y otros faros de la cultura y la información.
Así que la Fundación Supranacional para el Estudio y Desarrollo de la Escatología Libertaria (FSEDEL) ha tomado cartas en el asunto. Este organismo sin ánimo de lucro (que ya viene realizando sucesivos trabajos de campo con recogida de muestras en concentraciones multitudinarias como San Fermín, botellones diversos, “macroconciertos” de músicas relativas o genuinas, etc.) ha mantenido una urgente y monográfica reunión de su cúpula, y el altísimo comité concluye de forma provisional que una oportuna encuesta debe ser llevada a efecto sin demora.
Sus corresponsales han recabado la opinión de importantes instituciones como los sindicatos, la patronal, la Curia, los más eminentes y acaudalados gerifaltes de la Banca y de la Academia del Cine Español. También han interpelado a los portavoces de los grupos políticos, entre los cuales ha sido notable el singular modo de declinar hacer comentarios al respecto por parte de un joven equipo de éxito emergente e indignaciones proverbiales que, tras consultar con sus maestros cantores en Venezuela, Cuba e Irán, entre otros países de vanguardia, y en vista de la escasa relación del asunto con los planes de la revolución pendiente, ha aplazado por el momento su respuesta al cuestionario de FSEDEL.
Este organismo deja en suspenso sus imprevistas decisiones y archiva por ahora todo lo que atañe al correspondiente suceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada