martes, 1 de julio de 2014

Yo no digo que no tengan razón



Desde un punto de vista de la atención rigurosa, exigente, casi obsesiva con la salud física.
Los sensatos, los moderados, los saludables, los coherentes, los puritanos y los abstemios, etc. nos recomiendan, y digo yo que será de ingenua buena fe y con ganas de ayudar, que controlemos con mano de hierro el nivel (también podríamos decir el porcentaje, o el índice) de nuestro colesterol.
Yo no digo que no tengan razón.
Solamente que, como nos consta que no se escapa del final ni el lucero del alba, habría que preguntarse:
¿Alguna causa habrá de defunción
más divertida?
¿Motivo más molón?
(Yo no digo que no tengan razón.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada