jueves, 17 de julio de 2014

¿No había tantas ganas de "buen tiempo"?



Pues Vuesas Mercedes se van a “jartá”.
Puede que yo haya manifestado con anterioridad mi aversión al verano, mi odio enconadísimo al calor. No se trata de mera incomodidad, no: es una enemistad personal que me coloca enseguida en un estado de ánimo que podríamos llamar cabreo colérico.
De muy joven, me hice devoto del aire acondicionado, aunque entonces pocas oportunidades había de disponer de él por estos pagos. Mas, cuando fue hacedero, fiché pronto por una marca japonesa, que ha tenido la virtud de cumplir con su lema, ya clásico, de el silencio.
La eficacia de los artificios de refrigeración es considerable y generan en mí un reconocimiento agradecido hacia los verosímiles sabios e investigadores minuciosos que idearon y vienen perfeccionando todos esos inventos.
A sensu contrario, personas hay que proclaman su desconfianza hacia ellos, con no se entiende bien cuáles reservas casi supersticiosas y seudoecologistas, leyendas urbanas medio caprichosas y diversas zarandajas tirando a pusilánimes.
Yo recuerdo un dicho al que suele dar curso la Dama de los Rizos, quien de vez en cuando, o a menudo, puede “ponerse en el modo” desgarrado-flamenco y que reza:
“Ahí se les ponga tó en el culo”.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada