sábado, 26 de julio de 2014

Del Hipocampo al Honorable



En el teatro de “esta España nuestra”, como decía Cecilia, llevamos cantidad de años asistiendo a una sola representación cuyos actores son, por lo general, chorizos, parásitos y trepas.
Como la obra no cambia, en lo esencial, ni se cae del cartel, los espectadores estamos cansados y ya casi no conseguimos sorprendernos.
Honorable, tenemos una edad. Como para haber urdido una explicacioncita menos inverosímil, menos rueda de molino, vaya. Una edad como para moderar los desplantes cañíes, tipo “¿Qué coño es eso de la UDEF?”, aquel floreo que te permitiste, no hace tanto, en el programa de la Griso.
Pero si al catalanismo le queda algún escrúpulo, que quizá no, debería filtrar a los que pretenden capitanear esa quimérica seudoindependencia regeneradora mientras se diría que andan enfermos de trilerosis.
Con lo figura que tú has sido… ¡¡qué planchazo, Jordi, tronco!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada