viernes, 13 de junio de 2014

Voll-Damm



13 de junio, ya te digo.
Cuando con claridad meridiana uno siente que, incluso en sus irreverencias, por orígenes y preferencias más que por la ya edad, es un clásico, y que cualquier Knopfler, Marvin, Clapton o incluso B.B.King son mejores que las irisadas disenterías de Brian May (sin ser éste de los más desparramados)…
uno concluye que:
al manifestarse con insidiosa incomodidad el primer levante del llamémosle verano (con todo lo que queda, vaya), que al decir de los chiclaneros suele, al viento me refiero, acudir con puntualidad a la cita de la feria local…
uno decreta, como si el Senado de la Roma Imperial investido lo hubiera a uno de la máxima e inapelable autoridad, suspender en el presente día toda actividad, con la excepción de la Voll-Damm y posponer sin compromiso alguno las iniciativas, no tantas ni tan graves, anyway*, que podría haber puesto lánguidamente en marcha a
                  13 (también es coincidencia) de junio de 2014.

*  Este palabro foráneo, acaso haga las delicias de los bobitos que andan chamullando en inglés para así creerse más altos  e inteligentes y terminar escribiendo en esa abstrusa lengua las insípidas letras de sus deleznables canciones porque, pese a ser de Albacete (tierra de cuchillos) o Mallorca (tierra de ensaimadas), por ejemplo, su complejo los hace derivar hacia tamaño dislate, desdoro, puede decirse también inconsecuente, humillada y resbalosa actitud de inestables mentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada