miércoles, 18 de junio de 2014

Lleva meses ahí



Anclado, instalado en un punto del ángulo que forman una pared y el techo del porche de atrás.
Absorto en un tiempo que se mide aparte y que, al parecer, “deja pasar para nadie”.
Inmóvil. Incomprensible, al menos para nuestro entendimiento y nuestra voluntad.
Un instante de cada día, compruebo su obstinada guardia de suizo pontificio, su coraza impertérrita de diseño.
¿Pensará algo, tramará una insondable conspiración parsimoniosa? ¿Será acaso discreta y elusiva encarnación de un ignoto trasgo?
¿Mantendrá contactos misteriosos con Duasangu, tan de otro modo colgado boca abajo, prolijo de patagios?
Si continuase ahí, a despecho de los vientos de levante, de los tránsitos; si la pintura eternamente aplazada lo respetase, ¿llegaría a ser, más que el caracol que sólo parece, un trilobite enquistado, fosilizado para la eternidad de los estudiosos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada