viernes, 20 de junio de 2014

Con carita de aguafiestas



Y como dos zafios, descorteses empecinados en sus desvaríos, desabridos y antipáticos, Urkullu y Mas, a quienes Dios guarde, se resistieron a aplaudir (o lo hicieron a lo ínfimo, con su contumaz cicatería) el discurso de nuestro recién proclamado Felipe VI.
Nunca quieren recordar que es España (contra la que se revuelven, a la que hacen objeto de su deslealtad y de su ingratitud) la que los nombra, la que les concede por delegación la autoridad, el relieve y el sueldo.
Hay catetos con gracia. Acaso no es el caso de estos dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada