lunes, 19 de mayo de 2014

Y el candidato de los otros



A los foros decisivos de la “correcta” Europa, nos proponen que enviemos, con nuestros desganados y decepcionados votos, al señor Cañete.
De expresión bastante apacible y de aparente bonhomía, a lo cual ayuda sobremanera la blanca barba de abuelete todavía joven y cierta redondez en la figura, lo que por lo menos ocurre con este candidato es lo que en general, con nuestros dirigentes: que se echa en falta arte y donosura, para no andar torpe como el otro día.
Porque se me dirá que lo importante es la eficacia de la gestión. Desde luego a los efectos prácticos e inmediatos. Pero un líder que deberá lidiar con avezados semitahúres de rango internacional, quizá debería concitar también adhesiones, incluso cierto entusiasmo en la platea. Y salirse algo de tanta “normalidad” (por ejemplo, Vidal Quadras) nos vendría bien.
Sobre todo porque en eficacia de gestión, en pulcritud financiera, ética y otras prendas así, la mayoría de estas castas gobernantes deja mucho que desear. Y también nos tiene más que medianamente insatisfechos.
La Feria de Muestras Europea y los delegados que situamos allí salen chocantemente caros.
La desproporción entre los gastos y los logros no es de recibo, y cabe la posibilidad de que se desvanezcan un buen día los modos pacientes y la mansedumbre de la doliente ciudadanía. Nada que nos sorprenda, luego.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada