jueves, 22 de mayo de 2014

¿Son los mismos



los que aplauden y se felicitan por el endurecimiento de las sanciones que se aplican a los conductores de vehículos, convencidos de su eficacia y conveniencia, y luego la andan piando con el sofisma estúpido de que, como “no sirven para nada las medidas coercitivas”  ni los similares controles obligatorios, hay que abrir las fronteras y, por otra parte, rebajar las condenas a los delincuentes peligrosos para ver si así los angelitos se van arrepintiendo y se reinsertan?
Que les den.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada