sábado, 10 de mayo de 2014

¡OLÉ!



Lejos de mí, el rigor,
pues carne y hueso soy,
ni va contra el amor
la reflexión de hoy:

Entre las vaporosas
nubes que tiene el cielo
y el agua que reposa
en los lagos de hielo,
dicen que hay una zona
do la pasión produce
las sutiles hormonas
que un abogado aduce.

Milagroso argumento
que me deja admirado,
a mí, que de los cuentos
soy firme aficionado;
y de las fantasías
y las literaturas,
de las alegorías
y de las armaduras.

Ilústreme el letrado
en tal astronomía,
que estoy anonadado,
falto de maestría:
si el amor se concentra,
¿pasa que todo vale?
¿los millones que entran,
los millones que salen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada