sábado, 31 de mayo de 2014

La intención en el término



De talante sutil o melindroso, alguno se incomoda porque empleé el término subordinado en el texto “Apunte atrasado” del blog del Hipocampo.
Preciso: durante décadas, en giras y estudios de grabación, serví con mi oficio (y mi arte) a los objetivos y propósitos musicales de cantantes, directores de orquesta y productores que, desde el momento en que me contrataban, eran mis clientes. Y lo hice con la natural y correspondiente responsabilidad y la disposición apropiada. Con la más respetable subordinación.
Por ende, no tolero que el cocinero de un restaurante y su intermediario conmigo ante mi mesa, en lugar de respetarme y servirme como el cliente que en ese momento soy, pretendan jugar a la arbitrariedad y transformar su impertinencia en “ingenio” postizo y extemporáneo.
Un cocinero estrella, vale; un pelmazo… ¡qué va!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada