martes, 6 de mayo de 2014

Jugada fallida



Se atrajeron mutuamente desde el primer encuentro. Descubrieron que tenían afinidades, coincidencias, aficiones compartidas que, pese a que desde el principio ya se notaba la desigualdad, hacían viable un prometedor camino que podrían recorrer juntas: como si se complementaran favorablemente para conseguir la meta artística deseada, el objetivo propuesto.
Incluso con pausas y con interrupciones considerables, la amalgama de sus habilidades funcionó durante décadas y dio frutos notables.
Con el tiempo, la brecha, la diferencia entre las dos se fue haciendo más evidente. Y cuando una de ellas quiso “meterle un gol” a la otra (que ya le había dejado pasar con anterioridad faltas menores) en un asunto de dinero, que todos son mezquinos y ruines, aunque fracasara la jugada, aquella maniobra supuso la quiebra.
En un “jardín de senderos que se bifurcan”, una crece en luz, o en sombras profundas y elegidas; la otra, en rutina adocenada y ansiosa, en previsibles y frívolos colorines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada