viernes, 30 de mayo de 2014

Apunte atrasado



En Cadaqués, a 7 de junio de 2006. Aquí estuvo Dalí, o eso dicen. Sabemos que despertó, o provocó, estupor, devoción, adhesiones, incomprensión, hilaridad....
No conocemos nunca los caminos por los que nos dirigen a los destinos que nos esperan.
Hoy, carajillo adelante, ¿quién podría barruntar el final que nos aguarda, la ya marcada fecha sin retorno?
De aquellos mínimos lances, he recordado alguna vez la estúpida insolencia de un encargado de restaurante al que unilateralmente le parecía gracioso ejercer de tirano/payaso con los clientes, decidiendo por ellos (y sin solicitar la aquiescencia, como todo subordinado debe) qué les serviría de comer.
Claro que pinchó en hueso en aquella ocasión, haciendo pasar un bochorno inmerecido al colega catalán que, tan de buena fe, me llevara a cenar a tugurio tan frívolamente gestionado.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada