sábado, 26 de abril de 2014

Los científicos examinan al abad



Sentado en la roca que apuntala la torre superior del monasterio, el abad medita sobre la miseria humana, la transitoriedad de la vida terrena y otros pormenores que podríamos llamar sombríos o espesos.
No le afecta el calor sofocante de agosto, en las horas centrales del día. Conocido en la comunidad por su extrema adiaforesis, la noticia de esa peculiaridad ha movido la curiosidad científica de médicos y otros estudiosos e investigadores que, desde remotos lugares, vinieron a visitarlo.
En la aldea corre el maligno rumor de que es, bajo su falsa apariencia humana, una especie de reptil alienígena, del que se temen los actos más peligrosos y taimados.
No obstante, la torpe creencia popular carece de fundamento y dos especialistas del Instituto Internacional de Extrañezas, con sede en Alejandría, han examinado al abad y certificaron su cabal naturaleza humana, aunque añadieron la tímida pero sincera observación de un cierto deterioro en las funciones pulmonares que habría sido provocado por su secreta afición a los cigarrillos americanos, con o sin filtro.
Es de temer, empero, que ni siquiera la solvencia de estos sabios será capaz de disolver la leyenda de su condición de anfisbena repulsivo, execrable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada