miércoles, 16 de abril de 2014

El runrún



Los vecinos de la localidad, personas de carácter sencillo, aunque algo cazurras y correveidiles, no han dejado de comentar, con interesada desconfianza y entre insomnes recelos, la celeridad con la que el concejal de turno ha otorgado la licencia de obras correspondiente.
Y así, comoquiera que la investigación del caso de la portuguesa muerta está paralizada, diluida en infructuosas pesquisas, con visos de estancamiento sin remisión y archívese, ha dado comienzo la demolición del inmueble en el que tuvieron lugar los no aclarados y luctuosos sucesos de los que hemos dado cuenta aquí, bien es verdad que de manera fragmentaria y en ocasiones confusa y proclive a las más fantásticas arbitrariedades y deletéreas divagaciones.
Dado el creciente runrún (cómo molan las onomatopeyas), se ha formado una comisión espontánea de próceres locales que, bajo el título de Maizena Files, sugerido por un activo participante de origen gibraltareño, indaga los detalles pertinentes de todo el asunto. (Por cierto que la moción de un indígena=nativo del país, que precisó con correcto y autóctono criterio la conveniencia de que la comisión se llamara Los Expedientes Maizena, fue desestimada con un gesto de inaceptable aunque victorioso esnobismo filobritánico.)
Y así, se rumorea que la constructora que realiza el “proyeto”, al decir de su más visible capataz, oriundo de Cambados o quizá de Iria Flavia, está financiada por inversores internacionales rusos, gestores de altas operaciones que hunden sus más recónditas raíces en la inconcebible e inagotable fortuna de una importantísima y noble familia de Dubai, cuyo más relevante miembro, de resultas del sueño inverosímil de la favorita de su harén, ha ordenado que se alcen, en el solar que ahora quedará disponible, una zona de aparcamientos en estructura espiral ascendente, y luego descendente, claro es, y una piscina adjunta que deberá obligadamente ser revestida de gresite y disponer de iluminación subacuática que resalte el hermoso verde aguamarina de su contenido, del agua, vaya.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada