jueves, 13 de marzo de 2014

La monarquía gastronómica



Que ya digo yo a Vuesas Mercedes que no siempre se sabe de lo que se está hablando.
“Hemos comido como reyes”.
Esto se dice con más frecuencia de la que aconsejaría la prudente contención de los términos. Por ejemplo:
Langostinos rebozados.
Crema de zanahorias (consistente, con perfecto espesor e ilustrada con pollo y tropezones de jamón ibérico).
Y para no perder comba (¡ay, aquellos juegos en que las niñas saltaban a la comba, en tanto las de hoy se despeñan a veces por los cenagosos bajantes de Internet!), redondo de ternera al vino tinto.
Postres y dulces. Moscatel Viejo del Sanatorio para bendecir esas insuperables delicias de la sobremesa.
Seguro que Bergia me comprende. Un saludo, artistón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada