viernes, 21 de marzo de 2014

El surrealismo en la vida doméstica



Y, ¿te parecerá viable, artístico, merecedor de reflexión filosófica que, como un peregrino, deambule tras tus erráticos y divergentes pasos, por los salones, pasillos, estancias varias de la mansión entre rústica y municipal, con un calcetín impar en la mano como si se tratara, acaso, del farol de Diógenes, o bien como Jasón y sus argonautas, abstracto y ultramarino, o puede que ultramontano, descubridor de inexplorados e inéditos parajes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada