lunes, 16 de diciembre de 2013

Poco sitio en el que perderse



En el largo y, en ocasiones imprudente, devenir de la vida, ocurre con frecuencia considerable sucumbir a ese titubeo que la tradición sesgadamente describe como el acto de mezclar “churras con merinas”.
Y conviene ser, en este extremo, cuidadosos porque ni es lo mismo 8 que 80, ni más vale un toma que dos te daré.
Afirmo esto apuntalándolo con el ejemplo de que Ud. en la misma jornada puede llegar a perfumarse con tres o más colonias distintas, lo que parecerá un temerario exceso, pero nunca tan apabullante como el hercúleo propósito intuido de un pájaro de pequeño formato, gorrión o así, que se posa en una semicolumna para abarcar con su vista todo el ancho de la playa, todo lo profundo del Atlántico y la nada desdeñable distancia que, una vez recorrida, lo deposita a uno en el malecón de la Habana, o en Puerto Rico, en cierto hotel en cuya esquina una tiendita de licores y ultramarinos es el escenario de acreditada, enjundiosa y amistosa tertulia entre parroquianos que fueran ya a modo de cofradía o casi secta masónica.
--“¿Dónde estás, amor?”
--“Aquí: en esta casa hay poco sitio en el que perderse”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada