domingo, 8 de diciembre de 2013

Los valientes a toro pasado



Pilar Eyre (quien aparenta tener ya una provecta edad, a pesar de los esfuerzos de estirado y recosido que con ella hayan llevado a cabo los cirujanos) se atreve ahora, valiente tardía, a escribir en su libro lo que peor talante (Dios los cría) lleva en el intento de desacreditar, ningunear, ridiculizar la figura histórica, se quiera o no, del Generalísimo.
Al Caudillo se le opuso de verdad alguna gente que, en general (y no es juego de palabras), se la jugó y perdió con cárceles e incluso ejecuciones. Aunque la mayoría guardó conformidad beneficiada o espeso y prudentísimo silencio.
No me consta que la Eyre fuese un ejemplo heroico entonces, ¿lo fue? En todo caso, ahora, a moro muerto, gran lanzada, décadas después, osa, sin siquiera inaugurar desplantes, destapar y subrayar los puntos, más morbosos que auténticamente débiles, del dictador, con un estilo de cotilleo bajuno, facilón, intoxicador y rastrero.
Y es que en estos tiempos de río revuelto alardean con tanta insolencia como falta de educación los más míseros, los más trepas, los más indignos mercaderes del parasitismo: los que pagan las facturas de sus vidas pedorras salpicando sus babas sobre las vidas, y las muertes, de los demás.
Cuánto molas, Pilar: qué incansables la envidia, el rencor de los don nadie. Y con qué facilidad desmontaba tus afirmaciones tendenciosas y te bajaba los humos Federico, la otra noche.
Supongo que te queda poco para integrarte, ya de forma permanente, en la plantilla de Sálvame, TV5; allí, donde la Metafísica y la Teología tienen su asiento, debatidas por esos ilustres y altísimos académicos, podrás lucirte y extender el resplandeciente abanico de tu sabiduría, de tus plumas de pavo real, tía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada