sábado, 23 de noviembre de 2013

Solbes, verídico e inverosímil



Debió ser, porque no lo tengo fechado, a finales de 2007 cuando este joven prócer, intrépido y divertido por su casa, me inspiró las siguientes líneas:

Por tu condición, aparentemente sosegada y abacial, no querría soltarte palabrota alguna, y eso que eres plúmbeo y soporífero, que ya te lo he dicho antes. Pero es que lo hacéis hablar a uno.
Cabronazo: ¿te parece decente, presentable, recurrir otra vez a recomendar moderación salarial como una de las recetas para atenuar la inflación y el palo económico que se nos viene encima? Y no pronuncies “inflacción”, que ser economista nunca exime de saber ortografía y ésta sola te facilitará la fonética y la dicción correctas, que hasta Don Narciso, mi pequinés de ficción, de camino al Retiro, sabía decirlo bien.
¿No has observado acaso la escandalosa pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo, año tras año, los salarios canijos y las miserables pensiones que se consienten o se favorecen, por indirecta que digáis que es vuestra influencia o responsabilidad en esa cagadita demagógica del libre mercado?
¿Empezarías por moderarte el inflado sueldo de ministro que tú y los otros cobráis, junto con dietas, etc. que es la única puta cosa en la que siempre sois capaces de conservar el cacareado y fresquísimo consenso?
¿Le recomendarías al prepotente Bermejo que derrochara menos nuestro dinero con los descarados antojos de la carísima reforma del pisito oficial?
A Luis XVI, rey de Francia, lo defenestraron a modo cuando las “pasadas” fueron demasiado intolerables y abundantes. No os merecéis la suerte de vivir estos otros tiempos.
Conque vosotros, a lo vuestro, a la compra del voto con la cascada galopante de limosnas y propinas discriminatorias que promete el Jefe, azuzando con descaro a los de economía más débil, que ya nos saquearán el bolsillo a todos con los impuestos; o poniendo en marcha, por fin (qué sospechosamente a punto), la acción de los tribunales para atajar a PCTV y ANV; o estrenando el AVE a Barcelona con dos meses de retraso pero todavía rentable, útil para encandilar a la mayoría no analítica, etc.
Por cierto: ¿se joderá la Sagrada Familia? Porque cuidadosos, lo que se dice, no sois.

Y, en otra parte, marzo o abril de 2009 …y Solbes, cada vez más anestesiado y vacío, como si pensara que el problema ni siquiera va con él…

Pues bien, rebozado en vistoso cinismo y singular cobardía, nuestro sin par ex-ministro  publica ahora, noviembre de 2013, a toro pasado y seguramente a cubierto, un libro donde larga las cosas malas que hizo a sabiendas, lo que mintió sin escrúpulos; y dice que se arrepiente.
Te pisas la jeta; o el morro. Elige tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada