miércoles, 9 de octubre de 2013

Tarde en el Club



Iñaki es de Baracaldo, o sea grato y cordial, aunque estos meses anda escaqueado y no devuelve mis llamadas a su teléfono. No obstante hemos mantenido una amistad bien temperada desde hará unos cuarenta años, a lo largo de los cuales hemos hablado de casi todo, bebido de casi todo (fue él quien me inició en la ginebra que todavía tiene mi preferencia), y observado más de cuatro bandazos sociales, curiosidades y acontecimientos.
Iñaki y yo lo comentábamos/anticipábamos en el Club de Golf, después de invitar a los pajaritos a una merienda de patatas fritas, y ya a punto de empezar el paseo de esa tarde:
Cuando en un futuro acaso no tan lejano tengamos ocho o doce, en vez de cuatro, millones de inmigrantes (cantidades a ojo de buen, o mal, cubero) y un sector considerable de ellos sume ciudadanía española y religión musulmana, ¿será raro que se proponga, mediante aritmético juego electoral y a través de los debidos cauces, democráticos por supuesto, una ley que autorice la poligamia?
Contando con el correspondiente alboroto o motín feminista y progre, y ya que presumimos de sociedad tolerante, abierta, elástica y humanitaria, ¿se les podrá decir a esos futuros ciudadanos que el permisivo, populista y alegre grifo de las modernas alternativas se cerró cuando los bulliciosos de la banderita multicolor consiguieron la prebenda de ese civil y legalizado sucedáneo de matrimonio que, como a sutilísimo aunque influyente colectivo, les correspondía según su propia reclamación, preñada, es un decir, de respeto a las minorías y de clamor popular?
Por cierto, Iñaki y yo coincidimos en que Ud. ya no conoce a nadie en el Club, con tanto socio novato y sin pedigree que ha ingresado últimamente. Qué tedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada