miércoles, 23 de octubre de 2013

Distendidos,boyantes



Diríase que como al margen de los acontecimientos.
¿De qué coño se ríen y sonríen los políticos al transitar por los anchos, lujosos, patricios pasillos y salones del Congreso? ¿De qué, cuando contestan, o no, con pocas ganas a las preguntas de los periodistas?
Los ciudadanos, contribuyentes que pagamos sus sueldos, estamos insatisfechos, incluso indignados con su gestión, con frecuencia mediocre o peor todavía. Con sus despilfarros, con sus cobardías, con sus corruptelas a cuestas, ¿dónde está la gracia para reírnos?
Hasta para fingir, si conviene, temple y serena normalidad se pueden componer otros gestos y meterse las risitas donde les quepan.
Decepciona sospechar (o saber) que son más falsos que Judas; pero peligroso si va sonando a burla.
Por cierto, Mariano, 11.000.000 de votos para arreglar las averías, y vamos como vamos.
Y tu comentario de ayer, ya sabes, lo de la lluvia, va a ser difícil de superar. ¡En un hombre como tú, de dos metros o más!

Por aquí, por Andalucía, que hay costumbre de las metáforas exageradas, alguno ya se habrá “cagado en tus muertos”. Cosas del folklore.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada