domingo, 6 de octubre de 2013

Con torpeza y bufidos



que ya van calificándote la condición, has arremetido, alambique de envenenados complejos y de envidias sin digerir, contra Mercedes.
No te diré que causas sorpresa, porque ya hemos visto que llevas años aniquilando con tu conducta y broncas redacciones el previsible y decente propósito que, con tu bautismo, debieron concebir tus padres respecto a ti.
Ninguna novedad. Hacerte un hueco en la literatura (incluso si es de grandes superficies), en la transitoria notoriedad de ésta que somos provincia del Imperio, con ordinarieces, chocarrerías, baratos atrevimientos y “pasadas de pueblo” que cualquiera con facilidad puede emitir por escrito, o llamar la atención con regüeldos y procacidades, no implica, en principio, indicio alguno de meritorio talento.
Ser basto está al alcance de hasta los más petardos. De ellos, sobre todo.
Pero, Almudena, qué feo despotricar, traicionar sin modales la causa con la que tanto ruido vivís metiendo.
A ver si resulta que lo que te molesta es que Alaya, capaz de tener inteligencia, valentía y apostura al mismo tiempo, trate de eliminar la ingente mugre que los visiblemente tuyos han desparramado por Andalucía.
Penoso que ser Grandes de apellido termine encharcándose con el rollo rebelado y rojo, es decir, rastrerillo y relapso, de la comparsa, de la horda, de los que por desgracia constituyen la parte chunga de los (míratelo en el María Moliner, fácil que venga) siervos de la gleba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada