sábado, 28 de septiembre de 2013

Un poquito de misterio



Si se mira bien, el meollo de la cuestión, y quizá la cáscara, no parecen complicados:
Tenemos solamente siete notas. Así que les vamos dando vueltas y las combinamos (como un rompecabezas, como un crucigrama) hasta que se van ordenando de una manera determinada y he ahí que tenemos ya una melodía, que hemos (¡qué bárbaro!) “compuesto música”.
Pero no sabemos cuál será el poquito de misterio, ¿concedido gratis et amore?, la intuición que nos lleva a descubrir y elaborar esa sucesión de notas capaz de acariciarnos el oído, el cerebro y el alma; capaz de erizarnos el vello, de hacernos llorar, de emocionarnos mientras se remueve el pantano de las nostalgias, mientras se mecen o agitan las flores blancas de los recuerdos felices.
Conseguir esa serie de notas que asociaremos a instantes y pasajes de nuestras vidas, ¿es una suerte de lotería? ¿A cualquiera puede tocarle? ¿Podrá cualquiera ir luego y encima contar lo que pasa, ese delicado arrullo, ese casi orgasmo, casi droga, las endorfinas, etc., la cosquillita como de pila alcalina, la caricia de la amante en los finos pelitos del cuello, que en inglés se llaman “babypelos”?  
A nuestra embotada, despreciativa y ordinaria sociedad no le iría mal reflexionar sobre ese poquito de misterio. Y aprender a respetarlo.
Para que tenga sitio alguna cosa diferente del ruido engañador de los políticos, del pringoso dinero de los mercaderes, del alpinismo insolente y fullero de las pequeñas e intrusistas meretrices de cartulina.
Para que un día podamos archivar lo de “margaritas a los cerdos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada