martes, 17 de septiembre de 2013

Un gijonés de pro

Como un dandy veterano que incluyera en su heráldica la experiencia de una larga vida y el perfume de cierta moderada ironía, Arturo Fernández, en sus apariciones por televisión, viene diciéndonos unas cuantas verdades (mezcladas con algún apunte provocador) de ésas que no toleran los progres y los izquierdosos y que el “pensamiento único” de moda califica de abominables.
Pero resulta que este hombre sabe lo que está diciendo, sabe que es nadador contra corriente, cosa gallarda y viril, y con sus contundentes opiniones descoloca e irrita a más de cuatro tertulianos e interlocutores (seguramente muy deudores de los anchos pesebres sociatas, quizá anestesiados con el jaboncillo del lavado de cerebro) que intentan contradecirlo con las típicas, aburridoras y desacreditadas consignas de siempre.
La torpeza y la ignorancia, los complejos y la cazurra y aviesa carencia de sentido del humor procuran darle dentelladas.
Y me da que este actorazo, comediante de fuste, está hecho como de esa cota de malla que utilizan los submarinistas que trajinan con tiburones.
Guinda de la tarta, si lo que se dice es cierto, su padre fue anarquista; seguramente uno fetén, de aquéllos probablemente muy superiores a la caterva de saldo que se nutre hoy con seudodemócratas de plástico “de los chinos”.
Para notar que se cabalga, no hay nada como el ruido envidioso que hacen las rabietas y los ladridos. Este gijonés de pro, “español por los cuatro costados”, lo sobrelleva con valiente y ejemplar dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada