sábado, 7 de septiembre de 2013

Poco que ver

Personas ha habido que, de buena fe, con ganas de ayudar, o meramente desocupadas y desentendidas, ese capricho que suele llamarse “boca de ganso”, de vez en cuando me recomendaron que recurriera a ayuda profesional, que es esa cosa que consiste en gastarte una pasta y un tiempo variables, para que un presunto especialista más o menos argentino te sonsaque las intimidades mientras te escucha o lo medio finge y al final, con suerte, te dará unas vagas y adaptables pautas de conducta y de reflexión y tú ya sigues solo, as usual, y vuelves a apañártelas con tus desajustes e indigestiones.
Que de ahí se deriven más papeletas para secundar el itinerario del rebaño, para ser más dócil o acomodaticio, para pasar con mejor comodidad por los múltiples aros, queda por ver y ni siquiera hay garantías de que eso mejorará tu vida y milagros.
Es como todo: concienzudos estudiosos vienen decidiendo cambiar la hora en los relojes dos veces por año, sosteniendo la teoría semiperegrina de que tal ukase rebajará el consumo de energía eléctrica, y omitiendo que lo gordo estriba en que las estaciones del año por su cuenta modifican la cantidad de horas de luz natural disponibles y cátate ahí que como tengas que hacer algo, que no sea a oscuras, no hay quien te salve de encender la lámpara, o siquiera el flexo de turno, y no te cuento de las industrias, negocios, centros de trabajo y así.
En cambio, cuando no existía la luz eléctrica ni podíamos soñar con la fantasía de los arcos voltaicos (esa cosa tan art noveau), Isidoro, a la muerte del rey Sisebuto, junto a ciertas críticas, destacó sin menoscabo sus cualidades, afirmando que “fue brillante en su palabra, docto en sus pensamientos y bastante instruido en sus conocimientos literarios”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada