lunes, 16 de septiembre de 2013

Esto se hunde

Es tan vertiginosa y agotadora la sucesión de escándalos públicos/políticos/económicos que nos viene inundando los últimos meses, que no dan ganas ni de enumerarlos. Uno de los gordos puede con facilidad reventar al PP. y terminar de sabotear las medidas y ajustes, mejores o peores, que lleva poniendo en marcha como parte del dolorosísimo aunque inevitable frenazo al descontrol acumulado.
Casi nadie quiere hablar ya de la “herencia”: nos cansamos pronto. Pero había demasiadas averías por arreglar y era claro que no se podría con la rapidez que quisiéramos. También hay que señalar sin paliativos que cosas flagrantes todavía no se corrigieron, y esa demora culpable no tiene pase.
Si el PP. se va al traste, con el PSOE hecho unos zorros, y los demás partidos débiles cuando no tocados también de porquería e incoherencias... ¿qué nos queda? ¿Una crisis que nos haga soñar en la solución que cualquier salvapatrias populista nos ofrecerá a no mucho tardar? ¿Un partido radical, un golpe de estado militar, cura de burro, tensa y regresiva perspectiva que se empeñan/nos empeñamos en descartar como si el salvajismo y la barbarie hubieran desaparecido de nuestras conductas?
Mientras, esto se hunde, y el camino se alarga peligrosamente, a pesar de la boba actitud de los optimistas, los bienpensantes, toda la manada estéril de los “light”. Socorro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada