sábado, 14 de septiembre de 2013

El idioma, a lo Quasimodo

Parece absolutamente incomprensible que nuestros legisladores no se atrevan a multiplicar por diez, o incluso por más, las sanciones previstas para, por ejemplo, la comisión de los incendios provocados, atroz salvajismo reiterado que llega a las noticias llenándonos de rabia y de impotente indignación.
Las imágenes del último, ocurrido de nuevo en esa tierra gallega que mucho queremos, eran anoche una pavorosa pesadilla en cualquier emisora de televisión.
(Hasta aquí, la previa y muy seria digresión que al asunto corresponde.)
Y claro que la persona visible que nos lo contaba en la pantalla repitió que la guardia civil, etc., está investigando para descubrir y detener al pirómano.    
Después de lustros de sufrir, con estoicismo y paciencia cristiana, los desafueros analfabestias de los “moernos”, progres y demás obtusas gentecillas antojadas de ingeniería social, de revisionistas campañas para la forzada igualación de sexos y otras memeces no, por serlo, leves:
estamos a la expectativa de que, tras cansinas inmersiones en la infragramatical moda de “los ciudadanos y las ciudadanas, los compañeros y las compañeras”, etc., no quede mierdoso (ni mierdosa, por favor) sin desglosar ni matizar ni precisar que, como en las noticias sobre asaltos, crímenes variados y así, las personas a ello dedicadas se nombran activa, expresamente como los delincuentes, los asaltantes, los atracadores, los asesinos… sin posible renuncia, ipso facto, con vertiginosa inmediatez, haya que añadir las delincuentes (que no delincuentas, igual que es ordinariez decir presidentas), las asaltantes (que no asaltantas), las atracadoras (aquí lo tenéis fácil, panda de ignaros) y las asesinas, porque bien podrían ser de ese colectivo feministoide-protestón que, con su conocida cuadrilla de apoyo, tan tediosa barrila nos viene proporcionando.
Y es que no leéis, no estudiáis, no frecuentáis los diccionarios, so cafres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada